La Plaza del Castillo

Ubicado en el centro neurálgico de Pamplona, ha sido y sigue siendo uno de los escenarios principales de la ciudad. Es un típico lugar de reunión para los pamploneses: para ir de compras, de copas, para sentarse a leer a partir de esos días que el sol empieza a calentar; terrazas que se convierten en verdaderos observatorios de la vida de Pamplona.

Numerosos cambios ha sufrido desde que se empezó a constituir a lo largo de la historia, para modelarla y organizarla hasta su configuración actual. A muchos nos cuesta ya recordar esa plaza llena de plataneros dando sombra a esos dibujos que realizaba la cerámica. Ya  sólo es un recuerdo lejano.  Pero realmente, ¿qué sabemos de la Plaza del Castillo? No es de extrañar cuando vienen visitas que te pregunten ¿y el castillo? Y señalas con una sonrisa burlesca al quiosco.

Su historia se remonta a la Edad Media, esa tierra de nadie en momentos de lucha entre los burgos. Al frente del reino Luis el Hutín, llamado Luis el Obstinado, en un ámbito político de lo más revuelto. Tras la destrucción de Navarrería el monarca ordenó al cabildo de la Catedral que construyera en su defensa un castillo, que debía estar terminado en dos años. Para su construcción se aprovecharon numerosas piedras procedentes de las ruinas de la Navarrería, aunque la mayor parte del material se trajo de las canteras de Ezkaba. Contaba con tres puertas, una daba hacia el convento de los Predicadores, otra frente a la iglesia de San Tirso, situada en la actual calle Estafeta, y la puerta principal que posiblemente daba al Chapitel, sirviendo la Plaza del Castillo como plaza de armas y donde se ubicaba el mercado.

    

Al reconstruirse la Navarrería el castillo pierde su valor estratégico, alejado de la línea exterior de murallas y con poca utilidad militar. A raíz de la conquista de Pamplona por el Duque de Alba en 1512, comenzaron la construcción de un nuevo castillo. Una parte de la vieja fortaleza se habilita como cárcel, y el resto comenzó a ser demolido aprovechando su piedra en la nueva construcción.

  

Fue un descampado hasta el siglo XVII, marcada por la fundación del convento de las carmelitas a partir del cual, comenzó a incorporarse lentamente a la vida urbana de la ciudad.

“A todos sus vecinos y moradores y demás personas que quieran comparar alguno de los diez sitios de la plaza del Castillo para fábrica de casas, acuda a la casa de su Ayuntamiento, que se dará y venderá cada sitio a 300 ducados”. Así se anunciaba los solares promocionados por el Regimiento de la ciudad quien oficialmente anunció en 1651. Mucho distan ahora esos 300 ducados…..

Desde su inicio asumió su papel de espacio de ocio y espectáculos. En 1405 observaba las justas y torneos que el rey Carlos III organizó para celebrar la boda de su hija. A partir de entonces y hasta el siglo XVIII, actuando como una plaza Mayor de cualquier lugar de España, los torneos y demás juegos que se organizaban bien para festejar a los santos patronos de la ciudad, bien para celebrar las efemérides de la monarquía, la plaza se engalanaba para la diversión. Un papel clave que encarnó fue coso taurino, desde la primera documentada en 1385 hasta que en 1844 se construyó la plaza estable. Hecho que influyó en la arquitectura de la misma, incorporando en las viviendas el balcón cómo un elemento fundamental para las fachadas con vista a poder satisfacer la demanda de los espectadores durante los festejos.

                          

El hecho de que la plaza del Castillo no obedezca a un proyecto urbanístico concreto, sino que haya sido trazada con el tiempo y los distintos impulsos constructivos de la sociedad de la época la hayan ido configurando; hace que su planta no sea regular y que los cuatro lados sean desiguales. Conscientes de ello, la autoridad municipal de la época pensando que la plaza para su mejora necesitaba cierta regularidad encargó un proyecto en 1780 que preveía levantar delante del convento de las carmelitas un lienzo de viviendas “para por ese medio dejar la plaza en cuadro y hermosearla con perfecta simetría”, proyecto que no se materializó; hasta mediados del siglo XIX no comenzó a regularizarse la alineación de las viviendas y a construir algunos soportales que no existían.

A finales del XVIII, la plaza, fue decorada con una hermosa fuente de Luis Paret a la Abundancia, popularmente llamada la MariBlanca, que fue derribada en 1910, conservándose solo la estatua. En 1836, las Carmelitas Descalzas, se vieron obligadas, a abandonar el convento, con la Desamortización de Mendizábal. Aquí se construirían el Palacio de la Diputación, el antiguo Crédito Navarro, y el Teatro Principal, todos de estilo neoclásico. En 1859, se instauró el Hotel La Perla, todavía presente en un rincón de la plaza, y el más antiguo de Navarra.

         

Entre 1880 y 1895, se instauraron el Casino Principal, y Café Iruña, con un aire romántico de fin de siglo, que aún conservan. Otros muchos cafés proliferaron en esta época. Por esta plaza pasaba el Irati en 1911. Con la construcción del Segundo Ensanche, el Teatro Principal, tuvo que retroceder hasta su ubicación actual, para abrir paso a la gran apertura de la ciudad, en 1931.Siete años después, en 1943, se colocó el famoso y querido quiosco de música, sustituyendo a otro fabricado en madera que se había levantado en 1910.

         

Sin embargo la transformación más notable que ha sufrido en los últimos años, fue  privarle el ser ese espacio cerrado propio de una plaza mayor quitando de su lado sur el Teatro Principal en 1931. Consiguiendo su incorporación al Segundo Ensanche de la ciudad como un espacio referencial importante y constituirse en enlace natural entre la zona histórica de la ciudad y la nueva.

         

       

       

Publicado en Arquitectura, Diseño, Evolución, Historia, Pamplona | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

La cantante calva sigue peinándose de la misma forma

Interior burgués inglés, con sillones ingleses. Velada inglesa. El Señor SMITH, inglés, en su sillón inglés y con sus zapatillas inglesas, fuma su pipa inglesa y lee un diario inglés junto a una chimenea inglesa. Tiene anteojos ingleses y un bigotito gris inglés. A su lado, en otro sillón inglés, la Señora SMITH, inglesa, remienda unos calcetines ingleses. Un largo momento de silencio inglés. El reloj de chimenea inglés hace oír diecisiete campanadas inglesas.

Así comienza la obra más conocida del teatro del absurdo. Con una acotación lo suficientemente absurda en sí misma como para necesitar ser leída en voz alta, se nos presenta La cantante calva, de Eugène Ionesco.

Ionesco, naturalizado francés de origen rumano, despreciaba la visión de la realidad de “la mayoría”, desde que una experiencia extática en su juventud le llevó a ver la vida de otra forma, deleitándose ante la comicidad de las situaciones cotidianas y lo absurdo de la comunicación. Tras haber sido profesor de francés en la Universidad de Bucarest y obtener un doctorado en Literatura francesa en París, intentó aprender inglés con el método a la moda en el momento, el método Assimil , consistente en repetir frases que escuchas en una cinta mientras lees su significado.

Así, se sorprendió al descubrir que el matrimonio protagonista de los cursos, los Smith, eran unos ingleses burgueses que le enseñaban grandes lecciones de la vida, como que el suelo está abajo y el techo está arriba, o que uno puede sentarse en una silla mientras que la silla no puede hacerlo. De ahí surgió su primera obra de teatro, el delirante relato de los Señores SMITH, sus amigos los Señores MARTIN, la criada y el bombero, una obra de teatro sin argumento en la que la comunicación se convierte en un medio que carece de objetivo, al mismo tiempo que supone una crítica a la clase burguesa de Inglaterra.

La cantante calva se estrenó el 11 de mayo de 1950 en el teatro de les Noctambules, en París, con una puesta en escena de la mano de Nicolas Bataille (que además representaba el papel de Señor MARTIN), y una acogida poco entusiasta. Desde entonces, se ha convertido en una lectura obligada en los colegios franceses, y se representa desde 1957 sin interrupción en el Teatro de la Huchette, no muy lejos del lugar de su estreno original, y conservando la esencia de la dirección de Bataille, maravillosamente retratada en la publicación de la obra por parte del artista y tipógrafo Massin.

Al entrar en la minúscula sala de la Huchette, uno se descubre experimentando, como si fuera por primera vez, el impacto ante tanta tontería junta, no pudiendo contener las carcajadas ante unas interpretaciones perfectas (exceptuando tal vez la de la criada, demasiado mayor y demasiado rígida para el papel en mi opinión), conseguidas a base de años repitiendo el papel todos los días de la semana, con un aforo siempre completo.

Las situaciones absurdas y los personajes de una inocencia casi naïf fueron una constante en las siguientes obras de Ionesco, mereciendo una mención especial el personaje, prácticamente autobiográfico, de Bérenger, que protagonizó varias de ellas. Rhinocéros, una ciudad en la que los habitantes van convirtiéndose en rinocerontes que atraviesan constantemente el escenario, y Macbett, una adaptación tan libre del Macbeth de Shakespeare que sólo tiene en común con ella el tema del regicidio, son las otras grandes obras del autor.

Pero la que de ninguna manera podéis perderos es la gloriosa y cortísima Cantante Calva, que os invito con entusiasmo a leer en cuanto tengáis media hora y ganas de reír a carcajadas (y para los más valientes, en su versión original en francés). Os garantizo que desde la segunda página no podréis soltarla.

Buenas noches. ¡Y buen fuego!

Publicado en Arte, Historia, París, Teatro | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Rodín en el Castillo

En uno de los corazones más bulliciosos de Pamplona, la Plaza del Castillo, se encuentra por unos días una exposición abierta al aire libre con siete esculturas de Auguste Rodin. Entre ellas destaca por encima de todas el Pensador. Sin embargo, las otras 6 esculturas restantes no menos importantes, conforman el conjunto del Monumento a los burgueses de Calais.

A finales del siglo XIX el Impresionismo se impuso en Europa, un movimiento principalmente pictórico que ejerció una profunda influencia en la escultura. Se propuso renovar los ideales de la escultura, alejándola de los modelos clásicos y del Naturalismo. Algunos escultores introdujeron las sensaciones lumínicas a través de la renovación de las técnicas, explotando las posibilidades del material y estudiando los efectos de lo inacabado, técnica que ya había iniciado Miguel Ángel.

“El verdadero artista expresa siempre lo que piensa, aún a riesgo de hacer tambalear todos los prejuicios establecidos” Auguste Rodin

El Pensador

Esta figura se ha transformado en un símbolo de la obra completa de Rodin. Originalmente colocada en el centro del arquitrabe de la Puerta del Infierno, esta figura estuvo pensada para ser Dante el cual domina la turba de los condenados llevados hacia el abismo. Encarna al hombre reflexionando sobre su destino, y al creador sobre su creación. Sentado sobre una roca, el poeta contempla las almas del infierno.

Poco después, Dante se dejó caer en una dimensión más universal de la figura. Para el público, el Pensador se convirtió en un ícono del hombre meditando acerca de su destino y preparándose para la acción.

Es una forma cerrada que concentra un gran poder interno y potente; transmite espiritualidad y pasividad, soledad y preocupación. Esto resulta en contraposición con lo explosivo de la forma, que tiene mucha vida y movimiento. El artista logra de una manera extraordinaria resumir lo interno y psicológico, y la vibración de la materia con respecto a la luz.

    

“Figuraos las formas como si apuntaran hacia vosotros. Toda vida surge de un centro, luego germina y se expande de adentro hacia afuera. Del mismo modo, en toda bella escultura, se adivina siempre una potente impulsión interior…”. Auguste Rodin

Consigue que el espectador consiga introducirse en un diálogo con la escultura ¿que estará pensando? ¡Le preocupará algo! ¿Y tendrá solución? Que termina en un propio monologo interno sobre aquello que te ronda por esa cabecita. Tus sueños, tus miedos, retos e ilusiones.

La historia de los burgueses de Calais

En el siglo XIV, inmersos en la cruenta guerra que enfrentó durante décadas a las grandes potencias europeas Francia e Inglaterra, el rey Eduardo III tras varios intentos fracasados de tomar el puerto francés de Calais tomó la decisión de dejar morir de hambre a los habitantes de la ciudad.

       

El alcalde de Calais ofreció al rey inglés la capitulación de la ciudad con la condición de que los habitantes pudieran salir libres. El rey Eduardo se negó, indignado de que una ciudad que estaba a punto de caer, hombres y dinero, se atreviera a imponer condiciones. Finalmente aconsejado por sus hombres, el rey se ofreció a respetar la vida de los pobladores de la ciudad si seis hombres notables de la ciudad, en su lugar, se rindieran ante él, junto con las llaves de la ciudad, vestidos en camisón y con una soga amarrada a sus cuellos.

       

Los ingleses llevaron a los hombres frente a la tienda del rey Eduardo donde cayeron de rodillas y le pasaron las llaves de la ciudad.

                          

El Artista

Francois Auguste-René Rodin, escultor francés, que dotó a su trabajo de una gran fuerza psicológica expresada a través del modelado y la textura. Considerado como uno de los escultores más importantes del siglo XIX y principios del XX. Nació en París en 1840, en el seno de una modesta familia.

En 1875 viajó a Italia, lo que le marcaría durante toda su obra. Atraído por el tratamiento del movimiento y la acción muscular en las obras de los escultores del renacimiento Donatello y Miguel Ángel. Para este escultor, la belleza en el arte residía en una representación del estado interior, y para conseguirlo distorsionaba sutilmente la anatomía. Su escultura, en bronce y mármol, se divide en dos estilos. El estilo más característico de su obra revela una dureza deliberada en la forma y un cuidadoso modelado de la textura, el otro está marcado por una superficie pulida y la delicadeza de la forma.

“Yo no soy un soñador, soy un matemático. Mi escultura es buena porque es geométrica. No niego que hay exaltación en mis obras, pero es porque hay en ellas verdad. Esa exaltación no está en mí, sino en la naturaleza en movimiento”. Auguste Rodin.

Una visita imprescindible para estos días en Pamplona

Publicado en Actualidad, Arte, Pamplona | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Ande o no ande…

“LA MAYOR ESTACIÓN DE EUROPA DESPUÉS DE LEIPZIG”. Así se presentaba la colosal estación internacional perdida entre las montañas destinada a convertirse en puente entre la España de Alfonso XIII y Europa. Porque, debemos admitirlo, somos fanfarrones y nos gusta lo mejor.

Demasiado grande para ser práctica, demasiado bonita para ser derruida, demasiado mítica para ser modificada. Como una LC4 de Le Corbusier tapizada en piel de potro que decora un saloncito dándole “estilo”, hoy la estación espera.

El proyecto había comenzado ya a principios del S.XX con importantes trabajos de ingeniería que abrían el camino entre montañas. Sin embargo, la estación no sería inaugurada hasta 1928. El enorme edificio de tres plantas, medía 241 metros de largo y contaba con un amplio vestíbulo central, un paso subterráneo de acceso para que los viajeros pudieran cambiar de tren, 75 puertas de acceso a andenes a cada lado, más de 300 ventanas y de 150 puertas… En los extremos se instaló la zona aduanera, la comisaría de policía, el departamento de Correos y Telégrafos y el grandioso Hotel Internacional. Todo un alarde constructivo de estilo beaux-arts.

pérgola andénDespués, con el auge del fascismo en Europa, se convirtió en punto de envío de wolframio gallego al régimen de Hitler y lugar de llegada del llamado “oro nazi”. Así, los más románticos imaginaron historias de espías y maquis, la Gestapo y la Resistencia, Herr Kommander vs Jean Moulin… Hasta que finalmente en los 70 la línea quedó cortada por el desinterés francés y poco a poco, la estación fue cayendo en desuso. Otra gran inversión infrautilizada.

Ante el progresivo deterioro del edificio y la falta de fondos públicos para su rehabilitación, la Administración aceptó un proyecto privado demasiado optimista que la convertía en hotel de lujo. De nuevo, un proyecto desproporcionado para este pequeño municipio. Las obras, que comenzaron reformando sus cubiertas y “limpiando” los interiores de forma poco respetuosa, tuvieron que ser abandonadas al poco tiempo por diferencias legales.

proyecto de rehabilitación

Hoy en día la estación permanece vallada y cerrada al público, siendo utilizada únicamente como escenario de películas, cortos y sentimentales vídeos que dibujan un excitante pasado (De tu ventana a la mía, En manos de la mujer madura, Canfranc 1945, Lo saben los bosques, La dama olvidada…) aunque es Doctor Zhivago (1965) la película que más leyendas ha generado en torno a esta estación. Es verdad que David Lean grabó en España (Soria, Granada, Madrid), pero jamás pasó por Canfranc. Fueron los paisajes nevados y ferroviarios que aparecían en la película los que confundieron a algunos incautos y la convirtieron erróneamente en la estación vacía más famosa del cine internacional.

Puede que alguien todavía piense que un despropósito semejante sólo podría deberse al optimismo y la fiebre constructiva de principios de siglo. Afortunadamente contamos con varios ejemplos que demuestran que el hombre es orgulloso por naturaleza. No hay más que recordar el espectacular despliegue arquitectónico llevado a cabo en Valencia con motivo de la America´s Cup, las infraestructuras creadas para la Expo de Zaragoza, o el recientemente inaugurado, y ya clausurado, centro Niemeyer en Avilés, entre muchos otros. Es curioso cómo estas grandes obras, símbolo del poder, en cierta manera momentáneo, de una comunidad y realizadas gracias a su gran esfuerzo, no favorecen finalmente a su propio bienestar. Como si de la obra colosal de una pirámide se tratase, toda una comunidad se vuelca en la creación de un hito que les dé renombre y los distinga del resto. Un hito que, lejos de mejorar su nivel de vida, solamente contribuye a ensalzar su nombre “tras la muerte”.

Todos estos edificios “estrella” permanecen a la espera, soportando inmóviles el paso de excursionistas con perros, familias curiosas, domingueros, grupos de jubilados, románticos empedernidos y arquitectos desatados con cámaras réflex, siempre dispuestos a hacer una foto indie-trendy-vintage. Y es que material…hay para todos.

Porque ya lo dice el dicho: ande o no ande… caballo grande.

Para saber más:
Página oficial del Ayuntamiento de Canfranc
Archivo de imágenes y documentos históricos                                                                 Historias de espías y “oro nazi”                                                                                         Abandono de las obras de rehabilitación

Publicado en Arquitectura, Arquitectura y poder, Ecología, Historia, Lugares para visitar, Restauración, Viajes | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

2012_ El año de ayudar

Ya hemos llegado al 2012, ese año apocalíptico en el que la civilización Maya auguró el fin del mundo, según algunas teorías. Una civilización que conoció su época dorada y su caída hace siglos, pero que aun tenemos en nuestras memorias. En cambio, no nos acordamos tanto de aquellos que habitan actualmente el país en el que construyeron los templos y ciudades como Tikal: Guatemala.

Curiosamente, este año hemos sabido el dato desalentador de que Guatemala se encuentra entre los países mas pobres y con mayor índice de violencia del mundo. Como se puede apreciar, ahora sí necesitan nuestra memoria y sobre todo nuestra ayuda.

Pero, ¿qué puedo hacer yo? Esa es la gran pregunta que estará rondando la cabeza de muchos de nuestros lectores ahora mismo. Por suerte, ya existe un grupo de estudiantes que pensó lo mismo hace 6 años y comenzó un proyecto de ayuda con los más necesitados.

Estudiantes de Arquitectura y Arquitectura Técnica de la Universidad de Navarra en colaboración con estudiantes de la Universidad del Istmo de Guatemala y con el apoyo de la ONG FUDI y la fundación RODE decidieron, tras los huracanes Stan y Agatha, ayudar a todas aquellas familias que se habían quedado sin vivienda debido al desastre natural, hundiéndolos cada vez más en el umbral de la pobreza y con todo lo que ello conlleva: hambre, falta de educación e imposibilidad de prosperar. De esta manera, el primer paso era realizar un proyecto de vivienda de bajo coste que ofreciera a estas personas un techo bajo el que vivir. Para ello se realizó un tipo de casa ya experimentada por la ONG con elementos prefabricados sistema MAGMUT.

Una vez realizada la primera parte, llegaba la gran pregunta: y ¿cómo lo financiamos? En ese momento empezó el gran trabajo.

Durante un año, 6 generaciones de estudiantes dedican 365 días de su vida a realizar trabajos varios para conseguir dinero para financiar las viviendas: venta de camisetas, organización de eventos de concienciación dentro y fuera de la universidad, fiestas, asistencia a programas de televisión como público y por supuesto, el puerta a puerta a empresas y particulares. Un largo año lleno de altibajos , pesares y alegrías en los que sientes la necesidad de conseguir cada vez más dinero porque sabes que eso significa cambiarle la vida a una familia: una gran responsabilidad.

Pero todo ello recibe sus frutos cuando llega el día de coger el avión e ir a trabajar. Se mezclan en el cuerpo sensaciones de incertidumbre e ilusión, sin ser conscientes totalmente del trabajo duro que le espera al grupo durante un mes. El trabajo no acaba al recaudar el dinero, puesto que los propios estudiantes se trasladan al país para ponerse el casco, las botas de obra y hacer el trabajo de albañil: a CONSTRUIR.

Un mes muy duro en el que se pasa mucho calor de día y frío de noche, donde empieza a llover como si no fuera a parar nunca. Duermes en catres y te duchas con tinajas de agua y como puedes; pero sobre todo un mes increíble lleno de grandes experiencias y amistades.

Donde levantarse por la mañana a las 5:30 no es un esfuerzo sino una ilusión para terminar de hacer aquella zanja que empezaste y comenzar a hormigonar los pilares o terminar las paredes para poder colocar el techo.

Todo ello mientras los propietarios te ayudan y vas viendo en sus ojos esperanzados como aquel sueño de volver a tener una casa empieza a convertirse en una realidad.

Y por supuesto, no olvidemos a los niños, esos pequeños inocentes que agradecen y saborean un caramelo como si fuese el mayor de los regalos del mundo o que realizan sus tareas diarias rapidísimo después del colegio (aquellos que tienen la fortuna de poder ir) para disfrutar de un momento de juegos e intercambio social.

        

De esta manera pasan los días hasta que llega el gran día, ese en el que estás contentísimo porque le entregas a la familia las llaves de su nueva casa, pero también ese en el que se acaba el mejor mes de tu vida y tienes que decir adiós a niños, familias, amigos y todos los colaboradores.

Bueno, ya veis, ya hay alguien que colabora para ayudar a este gran país, pero necesitamos COLABORACIÓN DE TODOS VOSOTROS; y más en estas épocas de crisis. Por esa razón, la próxima vez que os preguntes “¿ pero qué puedo hacer yo?”, os pido que colaboréis, desde una pequeña ayuda hasta una grande, todo es agradecido y necesario.

¡¡¡¡2012: EL AÑO DE AYUDAR!!!

www.NoDesignGuatemala.com

Publicado en _ | 4 comentarios

Un nombre en la maleta

¿Cuántas veces te has quedado observando en un aeropuerto o estación a la gente que pasa mientras hacías más amena la espera? Me encanta imaginar dónde irán, quién les estará esperando en su destino; si es la primera vez que lo visitan o viajan con su acompañante. Qué irán a visitar, reencuentros familiares, tal vez un viaje de negocios, o se van a trabajar fuera.

Tantas ilusiones a cuestas, miedos, esperanzas; tantas aventuras por vivir o reencuentros para recordar, y siempre acompañados con una maleta. Deambulando de un lado a otro, sin perder de vista sus pertenencias; mientras ojean o fantasean con todo lo que tienen por vivir. Emociones guardadas en una maleta que nos hacen a todos iguales en ese momento.

En Liverpool hay una escultura de John King de 1998, “A case History”, que bien desde la distancia puede parecer equipaje olvidado o cajas para tirar en  la esquina de Hope street, cerca de la Escuela de Bellas Artes.  Sin embargo, si  observas bien esas viejas maletas de bronce de distintos colores, se pueden leer en cada una placas con los nombres de los habitantes de Liverpool más famosos. Compositores, músicos, arquitectos, fotógrafos, activistas políticos.  Junto a Lennon y McCartney, podremos encontrar maletas referidas a Charles Dickens, Josephine Buterly (pionera feminista) y a importantes poetas del Merseyside como Adrian Henri, Roger McGough y Brian Patten.

Publicado en Arte, Liverpool, Lugares para visitar, Viajes | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

Rehabitando les Glòries

La colisión de algunas de las vías más importantes de Barcelona conforma uno de los espacios urbanos que más quebraderos de cabeza ha provocado a arquitectos y urbanistas de la ciudad condal. La plaza de les Glòries, que ha sido ya formada, conformada y reformada en numerosas ocasiones; no tiene quien la habite. Se ha convertido en un espacio desolador delimitado por una malla metálica, una laguna de piedras angulosas y un gran parque engullido por la maleza que permanece cerrado a cal y canto. Un gran  parque en el que sobrevuelan coches y camiones, cumpliendo las utopías más delirantes de Sant’Elia en su “Città Nuova”.

                 

Nadie se atreve a profanar Glòries y, sin embargo, de forma paradójica, las múltiples actividades que se sitúan tímidamente en su contorno reconocen el inmenso potencial de este deshecho urbanístico que nadie se atreve a colonizar. Sorprende la diversidad del espacio circundante: un mercadillo encantador e improvisado, un teatro nacional, un auditorio, un museo de diseño y una antigua fábrica reconvertida en centro cívico. Todo ello acompañado por el incesante ruido y los atractivos destellos del tiovivo de giro ininterrumpido que es les Glòries.

Ante semejante heterogeneidad, añadir un uso más a la mezcla explosiva no parece ser la solución más lógica. Glòries se siente sola pero está rodeada de vida. Una vida que, volcándose sobre la nada existente, podría conseguir habitar por primera vez el espacio, rompiendo así la maldición de su solitud. Un sinfín de actividades dispares y simultáneas podrían darse allí: representaciones bajo los pórticos del tambor, una exposición de Serra o Kapoor junto a un puesto de bicicletas de dudosa procedencia, y en las noches de verano clásicos del cine protagonizados por James Dean o Cary Grant.

Juntos pero no revueltos. Las diferentes actividades inundarían la inmensidad de les Glòries, quedando delimitadas por caminos que desembocarían en la Diagonal. Así, una de las principales arterias de la ciudad podría recuperar la continuidad del ambicioso plan Cerdá permitiendo al peatón adentrarse en el centro de la plaza y seguir el paseo que desciende tranquilamente hacia el mar entre palmeras, tranvías y bicicletas.

Sirviéndonos del mobiliario urbano como colonizador de los distintos espacios resultantes, se potenciarían las diversas actividades vertidas sobre el espacio central.   Iluminación focalizada y bancos dispersos dispuestos alrededor de un lugar de fácil visibilidad acompañarían al teatro y el Auditori, luminarias y pavimento invitarían a pasear entre los puestos de els Encants que se atrevieran a dar el salto al otro lado, y así un sinfín de posibilidades. La plaza de les Glòries se convierte así en un nudo peatonal que dialoga con el actual enredo viario, haciendo posible la conexión de los diferentes usos circundantes. Invita, de esta forma, al disfrute en un sentido más estático, convirtiéndose en  la “extensión” de los espacios lúdicos que la rodean.

Una pausa en el centro del huracán.

Publicado en Arquitectura, Barcelona, Lugares para visitar, Paisajismo | 2 comentarios