Plaistow

Esta entrada va de música. Pero no de cualquier tipo de música. Porque para que sea el tema por el cual haya querido retomar el blog, mucho ha debido impresionarme.

De izq. a der.: Cyril Bondi, batería; Johann Bourquenez, piano; Vincent Ruiz, contrabajo.

Se trata de un trio bautizado bajo el nombre de un tema de Squarepusher, tres jóvenes músicos franco-suizos que tocan una música indefinible. Los descubrí ayer en el famoso edificio Rolex Learning Center de Lausanne (Suiza) gracias a la invitación de un amigo que trabaja en el mismo campus de la EPFL donde se sitúa.

Su concierto de ayer se enmarca en un ciclo de conciertos llamado y traducido del francés “Concierto-descubrimientos”, una idea que germinó en el jardin de actividades culturales y artísticas de la EPFL en la pasada primavera. El objetivo es abrir una ventana hacia una música creativa y moderna, invitando a músicos evolucionando actualmente en escenas de jazz (sobre todo) y que ofrecen proyectos dinámicos e innovadores. Para este primera edición, dos grupos compartieron cartelera: un pianista llamado Leo Tardin (el cual me lo perdí) y PLAISTOW, el grupo en cuestión.

Plaistow en el Montreux Jazz Festival, julio 2014

Plaistow ofrece una música que atraviesa extremos. A veces de una manera casi silenciosa, con sonidos y gestos lentos, se acerca a una idea de tranquilidad o  de contemplación meditativa. Una sensación de ser capaz de jugar con un progreso lento del tiempo. Otras veces, se expresa una especie de ira, a modo de breve rasguño o de un largo aullido. Es como una especie de abandono de formas, una voluntad de estar fuera de los estilos y convenciones, de querer adoptar a la vez una actitud informal e intensa.

Voilà a lo que me refiero…

Parece jazz y un desvío hacia el semi-electro. Se termina una melodía y de repente se arma un escándalo metálico. Un lado de rock, otro que se inclina hacia el minimalismo de Steve Reich y, en medio, un grupo escénico y singular que trabaja, toca y se hace hueco desde hace cinco años en una tierra aún virgen. Un descubrimiento, una verdad.

La formación clásica del trío de piano, bajo, batería es reconsiderado de arriba a abajo, liberándose  de todas las limitaciones estilísticas. La música del grupo, convertida enteramente acústica con la llegada del contrabajista Vicent Ruiz a principios del 2012, está en constante evolución.

Y aquí os dejo, de momento, mi favorita.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en _ y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s